Antonio Meucci         

 

 

UN POCO DE HISTORIA :  

Desde los orígenes de la Humanidad el hombre ha sentido la necesidad de comunicarse. La historia nos muestra como su evolución ha estado siempre ligada a la transmisión de la información y del pensamiento.

Alexander Graham Bell estableció el principio de la transmisión telefónica . Si podía conseguir que la intensidad de una corriente variara de la misma forma que varia la intensidad del aire en la transmisión del sonido , podía transmitir la palabra telegráficamente.

Bell fue el primero en utilizar corriente continua intensificada y disminuida proporcionalmente a las ondas sonoras proyectadas sobre el transmisor , pero su primer teléfono fallo porque la resistencia eléctrica de los alambres conductores de la corriente anulaba rápidamente la intensidad.

La primitiva telefonía se producía mediante un solo hierro que conectaba los dos teléfonos , con un circuito de retorno a través de tierra.

 

PRINCIPIO DEL TELEFONO .

El fundamento de la telefonía es el antiguo y curioso aparato llamado teléfono de balcón . Se fabrica con dos cajas cónicas, provistas cada una , en su fondo, de una membrana o lamina elástica de pergamino, estando unidas por sus centros a un cordón bien tirarte . Hablando delante de una de las cajas y aproximando a la otra el oído un observador, este percibía con bastante claridad la voz del primero de los conferenciantes, que al hablar ante la primera membrana la hará mover o vibrar muy rápidamente. Las vibraciones se transmitirá al cordón y este hará mover del mismo modo a la membrana del otro teléfono.

 

TELEFONOS BELL

El aparato descrito anteriormente tiene la desventaja de que la voz no puede franquear grandes distancias; este inconveniente lo resolvió casi por completo Bell, que en el año 1876 presento en la exposición de Filadelfia un aparato que fue el primero en transmitir la palabra a distancia por medio de la electricidad.

Consta de una caja de madera o ebonita, que lleva en su interior un imán recto, atornillado al fondo por uno de sus extremos. En el otro va enchufada una pequeña bobina hecha con alambre de cobre aislado perfectamente con seda y de 15 centésimas de milímetro de grueso. Los extremos de esta bobina salen al exterior y forman los terminales del aparto. Frente al imán y a muy pequeña distancia se encuentra una delgada placa de hierro, llamada lamina vibrante.
 

Supongamos dos aparatos idénticos ,unidos a los extremos de una línea eléctrica. El aparato ante el cual se habla recibe el nombre de transmisor , y por el que se escucha, receptor.

Hablando delante de la lamina numero 1 se pondrá en vibración, y al acercarse o alejarse del imán se produce en la bobina 2 una serie de corrientes inducidas, que se transmiten por la línea a la bobina 3 del otro aparato. Al llegar a ésta , y no olvidando que el núcleo es un imán, las corrientes reforzaran o debilitaran a dicho imán, y la placa 4 será atraída o rechazada, reproduciendo así fielmente los movimientos que se hicieron por defecto de la voz ante la placa 1.

 

ELEMENTOS PRINCIPALES DE UN TELEFONO .

En los extremos del mango se hallan el micrófono, en el que las ondas sonoras hacen variar la resistencia eléctrica de una cápsula que contiene granos de carbón, lo cual se traduce en variaciones de corriente, y el auricular, en el que las variaciones de la corriente magnetizan en grado variable a un electroimán, lo cual es traducido por una membrana en ondas sonoras. Para marcar se hace girar el disco, que se halla solidario con una rueda dentada, sobre la cual se apoya un pequeño interruptor. Este produce tantas interrupciones del circuito eléctrico al que el teléfono esta conectado como dientes ha recorrido la rueda en su giro. Dichas interrupciones dan lugar a una secuencia codificada de impulsos que corresponden al teléfono al que se esta llamando. En la centralita se descodifica esta información y se establece conexión con el teléfono deseado, cuyo timbre empieza entonces a sonar.